SEÑOR MEMBRIBE

jueves, 22 de diciembre de 2016

LOS PATOS DE GOMA

Hay en los océanos   unas corrientes  de  una fuerza muy grande  provocada  por los giros de sus aguas. Parece  que esos giros  tienen  que  ver con los movimientos de la Tierra.  Los objetos que son atrapados en el giro normalmente permanecen en el giro, condenados a viajar por la misma ruta, dando vueltas para siempre por las mismas aguas.

Hay gente  que nace dentro de  las aguas de esos Giros, que son algunas religiones, creencias  falsas, ideologías  extrañas a nuestra  naturaleza. Y muchos quedan  atrapadas en esas  aguas de por vida.

Pero no siempre.

Sus rutas pueden ser alteradas por un cambio del tiempo, una tormenta marina, un encuentro casual con un grupo de ballenas...y  es posible escapar.

Después de años y  años dando vueltas por las mismas aguas, es posible encontrar un camino a la costa. Salir, como el protagonista  del  Show  de  Truman , de un mundo de mentira y artificio.

En 1992, un contenedor se cayó por la borda en su viaje de China a Estados Unidos, liberando 29.000 patos de goma en el Océano Pacífico.

Diez meses después, el primero de esos patos de goma llegó a la costa de Alaska. Desde entonces, se han encontrado patos en Hawái, América del Sur, Australia, y viajando lentamente entre el hielo Ártico.

Pero 2.000 de los patos fueron atrapados por el Giro del Pacífico Norte, un vértice de corrientes que se mueven entre Japón, Alaska, el Noroeste del Pacífico y las Islas Auletianas.

Los objetos que son atrapados por el giro, normalmente permanecen en el giro, condenados a viajar por la misma ruta, dando vueltas para siempre por las mismas aguas. La  metáfora  resulta escalofriante  aplicada a nuestra condición marítima: nuestras vidas son los ríos  que van a parar  al mar. 

Pero no siempre las  cosas  suceden así. Somos  libres. Veinte  años después de que los patos de goma se perdiesen en el mar, siguen llegando a playas de todo el mundo, y el número de patos en el giro se ha reducido, lo que significa que es posible escapar. 

Incluso después de años de dar vueltas por las mismas aguas, es posible encontrar el camino a la costa.

Todos formamos parte de este mosaico infinito. Pero hay patos  de goma  que han nacido  en el lado Oscuro. Y  no  lo  saben.

Y aunque las piezas individuales  puede que jamás se toquen a nivel físico... todas formamos parte de  un puzle , del mismo gran Océano. Y de la misma Galaxia. Todo suena misterioso...pero se intuye que es verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS COMENTARIOS NECESITAN EL VISTO BUENO DE OTO.